Hay historias que cautivan, que  mueven el piso. Hay innumerables: 40, 400, 4 mil, 4 millones de historias de mujeres valientes y luchadoras. 4 Mujeres para inspirarse

Por Marita Seara

Ahora, voy a contarles 4 historias de  mujeres que realmente me conmovieron: Malala Yousafzai, estudiante paquistaní; Yoani Sánchez, filóloga, periodista y bloguera cubana; Susan Austin, artista británica; y Suad Nawfal, educadora siria.

Una voz por la educación

Biografía de Malala Yousafzai (Foto: Alianza Editorial)

Cuando leí la historia de Malala Yousafzai, me impresionó la fuerza y valentía de una niña que con tan solo 13 años (2009) desafió a toda una estructura ideológica, fanática y degradante a la mujer. La voz de Malala se alzó por la educación de niñas como ella y su derecho de ir a una escuela. Esta activista y defensora de los derechos de las mujeres y niñas, como en muchos medios muy acertadamente la describen, vivía en un pueblo de Paquistán.

Entre 2003 y 2009, el régimen talibán, cerró escuelas privadas y prohibió la educación de las niñas. Malala comenzó a escribir, bajo el seudónimo de Gul Makai,  el día a día bajo este régimen en un blog de la BBC:

“Tenía miedo de ir a la escuela porque los talibanes habían emitido un edicto que prohibía que las niñas asistieran a la escuela (…) En el camino de la escuela a mi hogar, un hombre me dijo ´Te mataré´” (escrito el 3 de enero de 2009).

Sufrió un atentado en 2012, sobrevivió y se convirtió en un ícono. “Estoy entregada a la causa de la educación y creo que puedo dedicarle mi vida entera”, declaró Malala. Hoy, con 16 años, estudia en el Reino Unido.

La bloguera ciega

Visita de Yoani Sánchez a Berlín (Foto: Deutsche Welle Unternehmen. Flikr)

Yoani Sánchez, tiene una historia diferente, pero valiente. Con 38 años, el único régimen que ha conocido es el de Fidel Castro y su hermano. Un régimen que ha privado de las libertades más simples y necesarias para el ser humano: la libertad, el derecho a expresarse.

Una crítica a la realidad cubana fue lo que constantemente explicaba en su blog GeneraciónY. Tal fue la repercusión, sobre todo internacional, que el gobierno cubano prohibió que éste fuera visto en los espacios públicos de internet. Se definía así misma como la “bloguera ciega” porque eran “voluntarios” quienes colgaban sus posts en su blog los cuales eran recibidos por correo o dictados por teléfono. Lo tradujeron a 17 idiomas. Llegó a tener más de 14 millones de accesos al mes.

Catalogada como una de las 100 personas más influyentes del mundo en 2008, según Time, logró viajar fuera de su país en 2013 y alzar su voz por innumerables países.

Libertad en silla de ruedas

Superación y belleza son dos palabras que me vinieron a la mente cuando leí sobre Sue Austin. A los 30 años una enfermedad cerebral la llevó a una silla de ruedas. Lejos de caer en el encierro y la depresión, esta artista británica de 47 años se refugió en el arte y vio en su silla de ruedas un camino hacia la libertad. Cuenta Austin la alegría y, exactamente la libertad que sentía al ver la luz con una silla de ruedas.

Uno de sus famosos proyectos fue Freewheeling”, a través del cual adecuó su silla de ruedas para bucear. Basta ver el video para sentir la hermosura que transpira. Su obra está basada en investigaciones, estudios semióticos y filosóficos, pero sobre todo, como ha expresado en algunas entrevistas 

“El objeto de la silla de ruedas es la mirada pública, es decir lo que significa que las personas puedan ver las sillas de ruedas en una nueva forma”.

Significa, explica esta artista “que ellos están viendo el valor del cambio, la alegría que se genera cuando en vez de centrarnos en la pérdida o limitación, vemos y descubrimos el poder y la alegría de ver el mundo desde emocionantes nuevas perspectivas”.

Revolución en pantalones

A Suad Nawfal nada la intimida. En abril de 2013 el grupo “Estado Islámico de Irak y Siria” (EIIS) afiliado a Al-Qaeda, entró en la ciudad de Al-Raqqa, al noreste de Siria. Desde entonces, según cuenta esta educadora siria de 40 años, han intentado subyugar a la ciudad. Numerosas protestas se levantaron contra EIIS, hasta que sus ataques acallaron estas voces…menos la de Suád Nawfal.

Haciendo caso omiso a las amenazas, con su hijabpero con pantalones… se planta cada día  frente a la sede de este grupo como acto de protesta. La amenazan. Secuestran a su yerno. Ella permanece.

Suad es un ícono de fuerza y valentía para aquellos que no aceptan ni a Bashar Al Assad ni al grupo de Al Qaeda, pero sobre todo porque ha colgado un vídeo en el que critica a esta organización, en el que hace señalaciones como esta: “Lo que más le molesta a la gente del EIIS son mis pantalones. En cuanto a lo que les concierne… mi ropa no se ajusta a la religión. (…) ¿Cómo pueden los pantalones ser pecadores y no la máscara? Esa máscara detrás de la que ustedes ocultan sus rostros…?”…

Son cuatro historias. Quisiera que fueran más…que las hay…muchísimas más. Pero busquemos inspiración en nuestras vidas. Hay mucho sufrimiento, hay carencias, hay desigualdades que no logramos entender….pero comencemos 2014 con otra perspectiva y con ánimo de lucha por la igualdad.

 

Síguenos