Puede llegar a donde se lo proponga. Aquellas que han conquistado diferentes sectores nos hablan cómo es posible avanzar en un mundo dominado por el hombre.

Por Desiree Lozano Zorrilla (*)

La mujer venezolana se ha dado a la tarea de hacerse sentir en todos los ámbitos y competir duro para ganar espacios en sectores donde los hombres han sido amos y señores.

Este prototipo nuevo de fémina local busca espacios para demostrar que tiene la capacidad para ser tratada de igual a igual, como una más.

Está demostrado que los altos cargos ejecutivos son tan apetecibles tanto para las mujeres como para los hombres. ”Más del 70% de las mujeres están orientadas al logro y al poder, y en esto no hay diferencia con respecto a los hombres”.

Así lo demostró un estudio realizado por Silvana Dakduk, profesora del IESA, quien desarrollo en 2012 un estudio sobre la satisfacción laboral de la mujer en Venezuela.


La emprendedora

La mujer venezolana asume retos y lucha por la superación personal y de su familia. Y no le falta quien le dé una mano en sus esfuerzos por mejorar su entorno y el de su familia. Por ejemplo, está Aliadas en Cadena, una organización dedicada a ayudar a la mujer en el uso estratégico de las tecnologías de información y comunicación para la promoción de los derechos humanos de las mujeres e igualdad de género en las comunidades en condiciones de vulnerabilidad en Venezuela.

Hasta la fecha, y desde 2010 se contabiliza que han ingresado 350 mujeres a la red de  los núcleos de la organización  a nivel nacional.

Emprendedoras en Cadena es un programa de la organización que  surge  a  partir  de  la  participación  en  el Concurso  Ideas  del  año  2010. El programa  está dirigido a la formación para mujeres de bajos recursos en el área de emprendimiento donde se promueve el  desarrollo  de  iniciativas  socioeconómicas innovadoras y competitivas. Ileana La Rosa,  fundadora y directora ejecutiva de la organización, afirma que el  contacto  con  las  mujeres  les  permite  identificar  sus necesidades  reales,  sus  problemas,  sus  deseos  y  sus aspiraciones, lo que convierten en oportunidades concretas  para  ellas,  presentadas  en  los programas  educativos  que  promueven  la  mejora  de  su calidad  de  vida  y  la  de  su  entorno.

“El  objetivo  del  programa  Emprendedoras  en  Cadena  es desarrollar el empoderamiento de las mujeres a través del fortalecimiento de sus competencias técnicas, personales y sociales  para  la  visualización  y  el  emprendimiento  como una forma de   crear  sus  propias  soluciones laborales, contribuyendo así a la erradicación de la pobreza femenina”

El  modelo  de  formación  se  desarrolla  a  través  de  tres componentes: Competencias para emprender: destinada a desarrollar en las  mujeres  competencias  personales,  técnicas  y sociales que le permitan visualizar oportunidades de negocios  y  establecer  iniciativas  de  emprendimiento innovadoras,  rentables  y  concretas. En segundo lugar el uso estratégico de claves  para  emprender:  destinada  a desarrollar en las mujeres competencias técnicas en el uso de las tecnologías que les permitan fortalecer el desarrollo de sus ideas de emprendimiento y un red de servicios, es decir, crear junto con las mujeres un espacio de intercambio de buenas prácticas y un sistema de cooperación que permitan fortalecer el desarrollo de su emprendimiento  y  promueva  acciones  emprendedoras dentro  de  sus  comunidades.

“Las áreas en que las emprendedoras desarrollan sus negocios  son  muy  variadas.  Podemos  clasificarlas  como: emprendimientos  de  generación  de  productos   y emprendimientos  de  generación  de  servicios.   Hay  un porcentaje  significativo  de  mujeres  cuyas  ideas  de emprendimiento  están  alrededor  de  la  gastronomía,  la confección, la estética, manualidades y artesanía. Existe  también  un  fuerte  interés  en  desarrollar  como propuesta  de  negocios  los  intereses  y  habilidades personales que no se vinculan con oficios tradicionales de las  mujeres.  Este  grupo  de  iniciativas  nos  parecen  muy interesantes ya que han sido foco para la aprobación de microcréditos.  Dentro  de  esta  área  están  las  propuestas tecnológicas, las técnicas, educativas, servicios consultivo y publicaciones entre otras”, explicó La Rosa.


La política

En  la política venezolana, la mujer ha comenzado a incursionar con éxito. Y no es sólo que tiene campo sino que es necesario que participe, opina la ex diputada a la Asamblea Nacional, María Corina Marchado.

“En la política la mujer venezolana no sólo tiene espacio sino que es indispensable que participe porque somos la mitad del país. Cuatro de cada 10 hogares en Venezuela tienen solo la figura materna y 7 de cada 10 personas que hacen trabajo comunitarios son mujeres. Es decir hay una exigencia para las mujeres de estar presente en todos los campos, no sólo en la política”, indica.

En su opinión la mujer debe esforzarse más para participar en estas áreas porque las otras responsabilidades sociales y familiares no son compartidas de una forma equitativa entre hombre y mujeres y la mujer debe llevar adelante todos estos roles, especialmente las nuevas generaciones. Por eso tiene que haber un esfuerzo adicional.

“Lo primero que tenemos que hacer es conocer cuándo la mujer  comenzó a ejercer primeramente su ciudadanía y eso fue a raíz de que obtuvimos el derecho al voto en el año 1947, derecho que le debemos a Rómulo Betancourt. A raíz de allí comenzamos a ejercer nuestra ciudadanía y a ejercer funciones en muchos planos”, destaco la ex diputada.

El proceso de que la mujer se abra campo en la política y en otros campos ya está en marcha. “Primero está la exigencia propia de que tenemos que destacarnos aún más de lo que podría hacerlo otra persona que no tenga las cargas sociales que tienen las mujeres, y sin lugar a dudas la mujer es capaz de asumir el reto. He encontrado la ayuda de otras mujeres. Hay mujeres que han surgido y se han abierto camino para que otras puedan surgir en todos los campos. Y yo me  identifico con eso de ubicar dónde hay otras mujeres a las que pueda ayudar y la mayor ayuda que he tenido ha venido de las mismas mujeres. No hay una competencia entre mujeres sino más bien una enorme solidaridad”, destaco.

Al hacer un perfil de la mujer venezolana, Machado señala que la mayor debilidad que tienen las mujeres en Venezuela es la falta de confianza en ellas mismas.

“Nos sentimos inhibidas porque las mujeres venezolanas nos ponemos unos estándares elevadísimos que termina por cohibirnos”, agregó.

Acotó que otra debilidad muy grande es el pésimo manejo de la culpa, “porque sentimos que no desempeñamos los roles que debemos enfrentar por la multitud de tareas y responsabilidades  que tenemos”.

En cuanto a las fortalezas no dudó Machado en destacar que éstas son  valentía,  coraje, alto sentido de la responsabilidad y su generosidad. “En la mujer venezolana es admirable su responsabilidad en la preservación de su hogar y la educación de su hijo y tengo también demasiados testimonios de mujeres que han sacrificado todo por su familia, por su entorno, una gran muestra de generosidad y eso es algo que me hace sentir orgullosa, precisó.

Concluyó diciendo que en el buen sentido, la mujer venezolana es súper ambiciosa, y quiere cada vez más. “Hay una dimensión aspiracional que se ve en los sectores más populares”, apuntó.


La ejecutiva

Si bien el sector de los negocios ha estado dominado principalmente por hombres, las mujeres han demostrado que cuentan con el talento y las capacidades para ocupar cargos de dirección en importantes empresas, y Venezuela ha dado ese espacio para que muchas mujeres se especialicen en sectores considerados tradicionalmente masculinos, como por ejemplo el de la tecnología. Queda a nosotras demostrar qué somos capaces de hacer y dónde podemos destacarnos.

Así lo indica Raiza Morales, directora comercial de SAP para Venezuela. Afirma que la mujer sí tiene espacio en el campo de los negocios “y yo soy una muestra de ello”, señala. A su juicio se está generando un cambio de percepción importante en el mundo laboral y cada vez más mujeres están ocupando cargos que estaban tradicionalmente reservados a los hombres.

Asegura que ese cambio de percepción es un proceso gradual y no inmediato, por lo que precisa que la mujer sí ha tenido que  esforzarse más para ocupar cargos gerenciales que muchos de sus colegas masculinos, pero asegura que la tendencia es a que esto sea cada vez más común, y en la medida que eso suceda afirma que habrá una mayor igualdad.

Afirma que en este campo el lenguaje es muy importante. “Creo que las mujeres tenemos una capacidad comunicativa natural que no sólo nos permite desenvolvernos de una forma más humana en el complicado mundo de los negocios, sino que también nos lleva a tratar a nuestros subalternos de una forma distinta y a ejecutar modos de gerencia más cercanos a las personas y a sus necesidades”, explicó.

A su juicio la mujer que se abre campo en el mundo de los negocios tiene un poco más desarrollado lo que algunos llaman instinto o percepción, “lo que definitivamente nos ayuda a tratar temas de una manera diferente viendo diferentes aristas y con diferentes aproximaciones”, apuntó.

Morales afirma que la mujer debe perder el miedo a la hora de abrirse campo en el mundo de los negocios. “No podemos subestimarnos y debemos comprender que somos igual de capaces que nuestros colegas masculinos para desempeñar cualquier rol que requiera la empresa”.

Agregó que, aún más, si contamos con preparación académica y  experiencia, asegura que eso es lo que nos ayudará a ir ocupando distintas posiciones para conocer el negocio desde adentro y a partir de ahí ir ascendiendo.

Al describir a la mujer venezolana asegura que sus principales atributos es que es atrevida, con confianza en sí misma, independiente, con metas muy claras y con la capacidad de liderar.

“La mujer venezolana se destaca por no aceptar el NO como respuesta y  siempre ir la “segunda milla”. Creo que los defectos o debilidades vendrían precisamente de querer ser muy autónomas, lo cual podría ser un obstáculo para el trabajo en equipo.

(*) Publicado también en Business Venezuela (BV Julio_Agosto 2014)

Síguenos